Alimentar a un caballo correctamente

Alimentar a un caballo correctamente es fácil, siempre y cuando tengamos unos conceptos muy claros. Algunas personas piensan que por tratarse de un animal fuerte y vigoroso, necesita mucha cantidad de comida y esa afirmación dista de la realidad.

El caballo es un animal hervíboro con un estómago muy pequeño, diseñado para ingerir pequeñas cantidades de comida muchas veces al día. Si el caballo no está en libertad y no dispone de hierba a demanda, su alimentación es nuestra responsabilidad. Lo ideal es darle de comer varias veces al día un pienso compuesto para caballos que complete al forraje. Dependiendo del ejercicio que haga cada caballo, el trabajo que le exijamos y su tamaño deberemos proporcionarle unas cantidades determinadas.

¿Cuáles son las pautas para alimentar bien a un caballo?

  • Darle de comer varias veces al día.
  • Establecer una rutina de alimentación siguiendo los mismos horarios.
  • No cambiar la rutina innecesariamente, ya que podría provocarle trastornos.
  • Dejar al menos una hora de descanso después de comer.
  • Ejercitar al caballo a diario, aunque no esté en periodo de competición, ya que la falta de movimiento le causa gases y problemas digestivos.
  • Proporcionarle agua fresca, sobre todo en épocas de mucho calor.

Cuidados del caballo en verano

Las altas temperaturas nos afectan a todos y los caballos lo sufren especialmente. Por eso, en verano y ante las olas de calor, hay que vigilar su alimentación y especialmente su hidratación. Debemos proporcionarles suficiente agua y vigilar su temperatura que no debe superar los 10 – 14 grados.

 

Ojo con la sudoración excesiva de los caballos en verano

Al igual que los humanos, los caballos sudan más con las altas temperaturas. Esta sudoración excesiva provoca la pérdida de sales como sodio, potasio, cloro y calcio. Ante estas carencias, su vigor y potencia pueden verse afectadas. ¿Qué podemos hacer? Algunas marcas de alimentación equina como Pavo Horsefood tienen productos específicos para suplir las carencias de sales minerales en las épocas de calor. Además de eso, esta marca dispone de piensos bajos en azúcar y almidón para una alimentación saludable para el caballo.

Ejercicio equino en verano

Al igual que se recomienda a las personas en verano, los caballos no deben ejercitarse en las horas centrales del día. Si los sometemos a un ejercicio extra, por ejemplo a una romería o a carreras estivales, tendremos que refrescarlos. ¿Cómo se refresca a un caballo? Lo mejor es darle una ducha, comenzando por las patas e ir subiendo hacia el abdomen. Esto hay que hacerlo una vez que haya dejado de sudar  y controlar que el agua no esté excesivamente fría.