Cuidados de Invierno para el caballo

1 1 687x1030

Cuidados de Invierno.

Al igual que se recomienda a las personas en verano, los caballos no deben ejercitarse en las horas centrales del día. Si los sometemos a un ejercicio extra, por ejemplo a una romería o a carreras estivales, tendremos que refrescarlos. ¿Cómo se refresca a un caballo? Lo mejor es darle una ducha, comenzando por las patas e ir subiendo hacia el abdomen. Esto hay que hacerlo una vez que haya dejado de sudar  y controlar que el agua no esté excesivamente fría.

A medida que bajan las temperaturas y los días se hacen más cortos, el pelaje de nuestro caballo se hace más largo y abundante para protegerse del frío de esta época del año.

Llega el frío y con él te asaltan las dudas sobre el cuidado de tu caballo en invierno. Y es que, por más que adores a tu caballo y le mantengas sano y fuerte con esmero, a veces sencillamente no se dispone de la información adecuada para hacer frente a estaciones complicadas como la invernal.

El refugio para cuidar a tu caballo

Si puedes, lo ideal es que tu caballo cuente con un refugio con techo. En este sentido, no todos los caballos requieren de la misma atención. Los caballos viejos o que se encuentren enfermos tendrán que estar a mayor resguardo, puesto que están más debilitados ante una helada. Sin embargo, no sucede lo mismo en el caso de los caballos jóvenes y sanos que pueden pasar la noche, incluso una muy fría, con tan sólo una manta.

Alimentación más energética

Durante el invierno es recomendable que le <strong>demos a nuestros caballos una alimentación con más calorías</strong>. Ya que consumen más para tratar de mantener su calor corporal. El Heno es un alimento que al fermentar produce más calor en el aparato digestivo de nuestro equino. Además, debemos aumentar las cantidades de pienso y forraje.¡¡¡¡Ojo la alimentación es importante pero no nos debemos olvidar del agua, tenemos que controlar que el bebedero no se hiele y le sea imposible de beber!!!!

Cuadras limpias

Esto es una necesidad que se debe tener en cuenta en cualquier época. Pero pensar que en invierno es de las temporadas que más tiempo pasan vuestros caballos en los boxes. Deben tener la cama limpia, seca y con bastante cama para cuando se tumben no estén en el suelo.

Montar a caballo

Claro que se puede montar en invierno, pero con limitaciones, tener precaución de no montar muy temprano cuando hace más frío, cuando este lloviendo, nevando o haga ventisca. Ellos también padecen el tiempo hay que ser considerados con nuestros compañeros equinos.

Caballos en exterior:

Si nuestro caballo vive en prado o pasa gran parte del día fuera, está expuesto a las bajas temperaturas, a la lluvia o a la nieve en algunos casos. En el caso de que nuestro caballo este esquilado, lo más recomendable es comprar una manta con alto gramaje (entre 300g/400g) https://dhispania.es/producto/manta-impermeable-resistente-1200d-azul/ para evitar que pase frío las horas que pase fuera.

También hay que tener en cuenta los materiales de los que está hecha nuestra manta para exterior. Es imprescindible que sea impermeable para evitar que se moje y que eso pueda afectar a nuestro caballo. No debemos olvidar tampoco algo muy importante, que sea resistente, y aquí es donde entrar en juego los denieres. Las mantas de exterior en el mercado suelen tener como mínimo 600D, y las más resistentes suelen tener 1000D/1200D. Otro factor a tener en cuenta es el diseño, para que nuestros caballos puedan moverse con total libertad llevando la manta.

Caballos en box:

Al estar los caballos en box, hay algunas cualidades que tienen las mantas de exterior que no son necesarias, como la impermeabilidad, pero estas suelen ser mas transpirables que las de exterior y realizadas con materiales más ligeros. Dependiendo de si nuestro caballo tiene mucho pelo o no o si está esquilado, el gramaje de las mantas será mayor o menor. Podemos hacer uso de una polar o de bajo gramaje como 100g/200g https://dhispania.es/producto/manta-invierno-oxford-4226-300gr/ y, en el caso de caballos esquilados, tal vez hay que valorar la posibilidad de coger una manta que abrigue entre los 200g y los 400g, dependiendo de las temperaturas que hay dentro de la nave de cuadras.

Si tenemos en cuenta la forma de medir tradicional, es decir, en función de la altura del caballo en la cruz, debemos tener presente estas medidas:

Por estas fechas, te estas preguntando cuál es la mejor manera de refugiar, alimentar y montar a tu caballo en invierno, hoy compartimos contigo una serie de consejos fundamentales para cuidar a tu caballo en invierno que harán de estos meses una época mucho más llevadera, tanto para ti como para tu amigo.